Kate Rudd
12/18/2023

Cultivar la conciencia

Llegamos a la tranquila localidad de Guaro en una fresca mañana de otoño, cuando amanecía sobre los ondulantes olivares y almendros. Al bajar la colina y doblarla esquina, nos encontramos con un invernadero rodeado de árboles, hierbas altas y flores silvestres. En el exterior, la entrada está enmarcada por buganvillas y cactus. En el interior, el espacio no tiene nada que envidiar a los almacenes más modernos del este de Londres. Minimalista y elegante, salpicado de muebles reciclados, arte contemporáneo y una profusión de plantas de interior, es lo más alejado que puede estar de un politúnel andaluz.

Cuesta creer que hace sólo seis meses la parcela fuera un descampado abandonado por sus anteriores propietarios, que la habían convertido en uno de los lugares preferidos para verter basuras. Pero desde que recibieron las llaves el 18 de mayo de este año, el equipo de tres personas que forman Greenhouse Regenerative Lab (GRL) ha hecho milagros para insuflar nueva vida a este terreno

Alejandro César Orioli Dobler, coordinador de GRL y fundador de su organización matriz, la Fundación Arboretum, es ecologista y activista desde hace 30 años. Mi objetivo, afirma, "es cuidar la vida, y con ello no me refiero sólo a la vida humana, sino a todas las manifestaciones de la vida". Su sueño para GRL era crear un proyecto que sirviera de referencia e inspiración para otros. Así lo explica:

GRL tiene como propósito, celebrar y cuidar la vida co-creando prácticas para un futuro, basado en la regeneración bioregional con trascendencia global. Efectivamente cultivamos verduras, pero en realidad lo que hacemos es cultivar la conciencia. Por supuesto, ayudamos a nuestros miembros a alimentar a sus familias y a la población local, pero más allá de eso, mostramos a la gente que puede cultivar alimentos ecológicamente, de manera regenerativa  y ahorrar agua. Un reto que nos encontramos hoy y que se irá profundizando en un futuro inmediato.

El agua, casualmente, es la inspiración de este proyecto. Según Greenpeace, más del 75% de España corre el riesgo de desertificarse debido al cambio climático y a la degradación del suelo, y su región más meridional, Andalucía, especialmente. El Valle del Guadalhorce, donde se encuentra el GRL, se salvó en su día de este fenómeno gracias a su microclima único. Sin embargo, en los últimos años, la subida delas temperaturas y el fuerte aumento de la demanda de monocultivos intensivos en agua, como el aguacate y el mango, han provocado una grave escasez de agua, que no parece que vaya a remitir. Todos los años el valle se queda sin agua y los pequeños agricultores pierden sus cosechas porque no pueden regarlas" ,explica Alejandro.

Dado que las principales actividades económicas de la región- agricultura, agroalimentación y turismo- dependen en gran medida del agua, hay poca voluntad política para endurecer la normativa o desincentivar a quienes hacen un uso desproporcionado de este recurso finito. Ante este vacío, Alejandro y su equipo salieron en busca de soluciones alternativas. Y este es el reto que hemos asumido, ser un proyecto, un laboratorio, que podamos demostrar de aquí a tres o cuatro años , la viabilidad de esta manera innovadora de hacer.

Los resultados son impresionantes: han creado el primer invernadero de agricultura regenerativa de España. Con una superficie de 6.000 m2, GRL se propone producir el primer año 15.000kilos al mes de producto final utilizando entre un 30% y un 40% menos de agua que una estructura agrícola de su tamaño a cielo abierto. Producen más de 15 variedades hortalizas y la intención es llegar al año a manejar 55 cultivos diferentes, seis variedades de flores comestibles y ocho  variedades de hierbas aromáticas, todas ellas separadas por corredores biológicos con flora que dan cobijo a multitud de polinizadores e insectos auxiliares. El diseño innovador y ecológico combina tecnología punta -con un sistema de riego de primera clase y herramientas de análisis de alta precisión de la humedad del suelo y las plantas- con adaptaciones de técnicas persas que se usaban antiguamente y conocían incluso los mesopotámicos, como el pozo aéreo.. Las hileras de grava en forma de toblerones (muros de piedra) se alinean en cada hilera de cultivos; ayudan a evitar las malas hierbas, regulan la temperatura del suelo bajo ellas y, lo que es más importante, reciclan el agua, que filtran del aire húmedo, que queda atrapado en el interior de los muros y se condensa al entrar en contacto con la superficie fría de las piedras. Agua que riega los cultivos y ayuda a no traer agua de fuera del sistema.

Como su nombre indica, el GRL sirve de laboratorio donde el equipo crea prototipos y prueba otros tipos de técnicas y soluciones regenerativas. Actualmente están probando cinco tipos de abonos naturales: compost de estiércol de oveja, estiércol de caballo, gallinaza, una mezcla de residuos alimentarios transformado por lombrices, y microalgas. Las microalgas son microorganismos fotosintéticos de crecimiento rápido que aumentan la productividad del suelo al incrementar su contenido en nutrientes. A diferencia de los fertilizantes convencionales, no contaminan, no añaden metales pesados ni tienen efectos cancerígenos, sino que transforman los contaminantes en biomasa de alto valor, como nitrógeno, potasio, hierro, zinc y otras vitaminas. Además de ser sostenibles, ecológicas y no contaminar, son mejores para la salud del suelo, la salud humana y la biodiversidad", explica Alejandro, que instaló un reactor de microalgas en el invernadero después de pasar un tiempo estudiando en Alga energy, el mayor productor de microalgas de España. Las algas son las principales fijadoras naturales de carbono -continúa-, lo que significa que transforman el CO2 en oxígeno, y lo hacen 10 veces más rápido que cualquier otra planta del planeta".

Además de promover la producción regenerativa de alimentos, GRL está tejiendo cadenas de suministro locales resistentes para los productores ecológicos. Su organización madre , la Fundación Arboretum, puso en marcha en 2016 un programa de agricultura apoyada por la comunidad (CSA) que actualmente alimenta a 400personas al día directamente de los productores locales. Los destinatarios  incluyen un comedor de empresa, un programa de cestas de frutas y verduras y un programa de ayuda a personas carenciadas .Hay planes inminentes de ampliarlo y migrarlo a GRL, que también está en proceso de crear un grupo de consumo consciente, Más alimentos Menos agua (MaMa), cuyas cuotas de los miembros apoyarán en parte la investigación sobre la reducción del uso del agua en la producción de alimentos, investigando con cereales de secano como el fonio, y el sorgo, además de diversas hortícolas.

El plan también aborda el problema del desperdicio de alimentos recogiendo la materia orgánica de sus consumidores y devolviéndola al invernadero, donde se convierte en compost a través de un vermi compostero y vuelve a entrar en el circuito de producción.

Perolas ambiciones de GRL no se limitan a la producción de alimentos, es un espacio de investigación, exploración, inspiración y empoderamiento de las personas que desean desarrollar un ecosistema y cultura regenerativa, en su interior y entorno, para crear un cambio positivo, promoviendo la salud sistémica, la resiliencia y la sostenibilidad en la biorregión local, innovando al mismo tiempo a escala mundial. Para ello es necesario tener en cuenta todos los aspectos-organizativos, económicos y sociales- del ecosistema en el que opera.

Empezando desde dentro, GRL ha integrado la conciencia en su diseño organizativo, ajustando la organización interna a un paradigma biocentrista’ donde se pone en el centro la atención al cuidado dela vida. Pero qué significa ‘cuidar la vida’ en la organización? “Por empezar, no tenemos una jerarquía, tenemos una estructura donde se reparten responsabilidades pero no es jerarquía. La toma de decisiones es compartida, conjunta y consensuada: se llama consentimiento. Los sueldos son transparentes, los costos y los beneficios son transparentes. Tenemos un horizonte común que es un propósito regenerativo que es que el Lab tiene que generar una economía para sostenerse, y por lo tanto una producción, y el cuidado de nosotros mismos.” En este marco, el equipo participa en dos horas semanales de formación en comunicación no violenta, con el objetivo de fomentar el entendimiento y la colaboración a través del respeto y la conexión profunda.

Al preguntarle por qué era tan importante este enfoque, Alejandro explica: “El paradigma actual nos llevó al estado de colapso en que estamos y parte de esta paradigma son los modelos organizacionales empresariales donde hay jerarquías, donde hay falta de transparencia, donde hay relaciones de poder, donde se genera la desigualdad donde no se cuida la vida, no se alimenta la confianza, etc. De qué sirve cultivar verduras regenerativas si a una persona de arriba se dan 5.000 euros y una persona de abajo no llega al final del mes? Esto no es regenerativo holísticamente. Para ser regenerativo tiene que ser regenerativo en todos los dominios.”

A nivel meso, GRL ha estado ideando estrategias para ayudar a reparar y renovar el tejido social de una comunidad rural en declive, donde los medios de vida tradicionales (es decir, el cultivo de la tierra) presentan grandes retos para una población que envejece y tienen poco atractivo para las generaciones más jóvenes. Su banco de semillas “ Semillas con Memoria” está ayudando a salvaguardar el patrimonio cultural local y a establecer vínculos con los miembros más mayores de la comunidad, implicándoles en un proyecto para recuperar los sabores de su juventud mediante la recuperación de variedades locales de semillas autóctonas en vías de extinción. Aunque inspirada inicialmente por los socios de GRL y dela Fundación Arboretum, como la Red Andaluza de Semillas (RAS) y Red Guardianes de Semillas en Ecuador, esta iniciativa ha acaparado la atención de los medios de comunicación gracias al trabajo de los chefs estrella Michelin, los hermanos Roca, que incluso han producido un documental sobre el tema.

En un esfuerzo por conectar con los niños y sus familias, GRL se ha asociado con la escuela primaria local de Guaro para abastecer su cocina con productos orgánicos regenerativos cultivados localmente. Hasta ahora, el gobierno autonómico  ha estado suministrando a la escuela kits semanales de verduras congeladas, que no son ni ecológicas ni producidas localmente. Pero a partir del 20 de enero, el invernadero enviará verduras recién cultivadas directamente a la cocina de la escuela y ofrecerá cestas de verduras a precio de coste a las familias de los 300 alumnos. Además de ofrecerle un huerto “experiencial” en sus instalaciones para que los niños aprendan experimentando, jugando y tocando la tierra, sobre la naturaleza y la importancia de cultivar sus alimentos.

Además de sus actividades e iniciativas in situ, GRL colabora con un grupo de investigadores y economistas vinculados al Schumacher College en un proyecto alargo plazo para cartografiar el panorama económico local, conectar con las partes interesadas locales e iniciar un proceso participativo para explorar, prever y co-crear visiones colaborativas y sinérgicas para el futuro.

Una de las iniciativas más novedosas ideadas por GRL hasta la fecha es un espacio de incubación para agricultores que se inician en el cultivo regenerativo o agroecológico. Abarcando la frontera de lo social y lo económico, la incubadora acogerá hasta diez agricultores en parcelas de 200 m2 donde recibirán formación en producción regenerativa de vanguardia basada en invernaderos. Además del espacio y formación en prácticas y técnicas agrícolas innovadoras, su alquiler incluirá asistencia técnica, tutoría empresarial y apoyo a la comercialización directa de sus productos. Alejandro espera que la incubadora no sólo cree puestos de trabajo y atraiga a la zona a jóvenes productores con mentalidad ética, sino que inspire y permita a los que reciban la incubación crear sus propios proyectos, sembrando una nueva generación de innovadores regenerativos en la biorregión y más allá.

Pero, ¿Cuál es la fuerza que impulsa este inmenso esfuerzo por devolver la vida a todos los aspectos del ecosistema? Alejandro lo explica:

Lo único que puede cambiar la realidad es la acción. Lo llevo tatuado en el cuerpo porque creo que si no actuamos, nada cambiará". Algo que tienen en común los activistas profundos, además del compromiso, es la valentía: intentas generar una solución a un problema que has identificado y te comprometes con esa solución. No te limitas a denunciar el problema, porque es muy fácil criticarlo, pero lo difícil y lo necesario es ofrecer una solución, sugerir un camino".

Cree que el activismo empieza desde dentro: "Empiezas a cuestionar tus propios comportamientos, tus propios valores, tus propias relaciones. Una persona como Satish Kumar, el Dalai Lama o Gandhi pueden inspirarte: son como la chispa que enciende el fuego, pero los ingredientes para que ese fuego arda están dentro de ti". Y por encima de todo, soluciones y caminos es exactamente lo que ofrece GRL. Alejandro y su equipo no sólo cultivan la conciencia entre las personas a las que llegan, sino que también cultivan la esperanza a través dela innovación y las relaciones humanas. Y quizá esta esperanza sea la cerilla que enciende el fuego del activismo en el corazón de una nueva generación.

“El paradigma actual nos llevó al estado de colapso en que estamos y parte de esta paradigma son los modelos organizacionales empresariales, donde hay estructuras piramidales, donde hay jerarquías, donde hay falta de transparencia, donde hay relaciones de poder, donde se genera la desigualdad donde no se cuida la vida, no se alimenta la confianza, etc. Eso es lo que pasa en una organización normal’. Entonces en el Lab lo que se intenta hacer es ajustar no sólo la producción de un carácter regenerativo, sino la organización interna a un carácter regenerativo. Al fin y al cabo es muy lógica porque de qué sirve hacer ver duras regenerativas si a una persona de arriba se dan 5.000 euros y una persona de abajo no llega al final del mes? Esto no es regenerativo holísticamente. Para ser regenerativo tiene que ser regenerativo en todos los dominios.”

Pero qué significa tener una organización interna con carácter regenerativo?

Significa juntarnos a un paradigma bio-centrista donde se pone en el centro la atención al cuidado de la vida. Entonces, qué significa cuidar la vida en la organización? Por empezar, no tenemos una jerarquía, tenemos una estructura donde se reparten responsabilidades pero no es jerarquía, La toma de decisiones es compartida conjunta y consensuada, en realidad se llama consentimiento, se ponen todos de acuerdo. Los sueldos son transparentes, los costos y los beneficios son transparentes. Hacemos las tareas en base a un planning que hacemos cada semana y hacemos un planning de tareas trimestral que hacemos juntos, y vemos cuáles son los objetivos. Tenemos un horizonte común que es un propósito regenerativo que es que el Lab tiene que generar una economía para sostenerse, y por lo tanto una producción, el cuidado de nosotros mismos, tenemos prácticas como no solo la comunicación no violenta sino también la formación en sociocracia, también paramos todos los días tres veces por día para hacer prácticas de estiramiento, nos alimenta con la comida orgánica, no hay horarios, lo que hay son responsabilidades. Todo esto conlleva a que como organización cuidamos la vida nuestra como organización y el lab como propósito y proyecto.

Queremos formar un núcleo donde haya mucha confianza, respecto del ritmo, cooperación, alegría, que nuestro ánimo crezca a lo largo del día. Intentamos crear una conexión enraizada, debido a que una persona estando en ese sitio encuentra sentir significado por su vida, no estás trabajando por un sueldo, estás trabajando por mucho más, estás trabajando para ser feliz - nuestro objetivo es generar gente feliz.